Balón intragástrico

Balón Intragástrico

 

El Balón Intragástrico es un tratamiento contra la obesidad, sin cirugía. Sólo se precisan 20 minutos para colocarlo. El proceso consiste en introducir un globo de silicona en el estómago por vía endoscópica, posteriormente, el globo se llena con suero fisiológico hasta alcanzar el volumen suficiente para que produzca un estado de saciedad permanente.

 

 

El Balón Intragástrico permanece alojado en el estómago durante 6 meses en los que el paciente realiza una vida absolutamente normal. La diferencia es que cuando se sienta a comer, no tendrá la sensación de apetito y con poca ingesta de alimentos se encontrará saciado. Aquí radica el éxito del Balón Intragástrico, ya que al estar saciado se reduce la ingesta de alimentos y, al reducir lo que se come, se pierden los kilos que sobran y perjudican la salud del paciente.

 

 

El paciente recibe en todo momento un apoyo médico y técnico que le estimula y ayuda, vigilando su alimentación diaria para que su dieta sea rica y sin carencias. En esos seis meses se enseña a comer al paciente en hábitos saludables.

 

 

Transcurridos los 6 meses, o si se recomienda que sea antes, se retira el Balón Intragástrico de la misma manera que se introdujo. Lo habitual es que durante los tres primeros días tras su colocación provoque náuseas o vómitos. Éstos desaparecen con el tiempo, una vez el estómago se acostumbra a la presencia del Balón Intragástrico. Durante los primeros días sentirá ciertas molestias. Posteriormente, la sensación principal del balón Intragástrico es de saciedad continua.

 

Debe planificar al menos tres días de inactividad para recuperarse del procedimiento. Podrá reanudar sus actividades normales antes o después de este tiempo, dependiendo de la velocidad con que su cuerpo se adapte al Balón Intragástrico.

 

Durante la primera semana no debe planificar ninguna actividad vigorosa. Una vez que su cuerpo se haya ajustado al Balón Intragástrico podrá continuar sus actividades normales. Se recomienda iniciar un programa regular de ejercicio que mejorará el éxito del tratamiento.

 

Puede experimentar una pérdida considerable de peso, de un promedio entre 15 y 20 kilos. Sin embargo, sus resultados dependerán de lo bien que siga el programa y del ajuste que haga en sus hábitos alimentarios. Es decir debe seguir una dieta alimenticia.

 

El programa de seguimiento es crucial para tener éxito con el Balón Intragástrico y para aprender nuevas habilidades para su estilo de vida. Se reunirá con su médico inicialmente cada 15 días, y posteriormente al menos una vez al mes mientras el Balón Intragástrico se encuentre colocado. Durante ese periodo se evaluará su progreso y aprenderá principios valiosos de salud, nutrición y ejercicios que le proporcionarán una base para continuar teniendo éxito por un tiempo prolongado.

 

 

 

Cuando me quiten el balón, ¿volveré a engordar?

 

El mayor esfuerzo del tratamiento con balón está dirigido hacia la reeducación nutricional del paciente, para que éste modifique sus hábitos nutricionales, mejorando su salud y su calidad de vida. Con la ayuda del Balón Intragástrico y de nuestro equipo médico, el paciente se reeducará en nuevos hábitos alimenticios y obtendrá un éxito duradero una vez retirado el Balón Intragástrico.

Clínica Vitabel

Cl/Poeta Salvador Ibarra España, núm. 8

29011 - Málaga

 

 

952104141 - 685471123